Cómo la cuarentena por el Covid-19 puede afectar a nuestra salud mental

Cómo la cuarentena por el Covid-19 puede afectar a nuestra salud mental
 
 
En primer lugar, me gustaría destacar que toda la información expuesta durante el taller del Viernes Formativo de EVAP se basa en las últimas publicaciones de revistas médicas, psiquiátricas y las recomendaciones del Consejo General de Psicología de España.
 
Es importante, en esta época de crisis e incertidumbre, seguir las indicaciones de los organismos oficiales e investigaciones científicas y sanitarias avaladas, con el fin de evitar un aumento de la confusión y el miedo por una mala praxis no fundamentada.
 
 
La definición de Cuarentena, Aislamiento y Confinamiento nos pretende enseñar que si bien, todas estas acciones tienen un objetivo común (evitar la propagación de la pandemia), la situación en la que la mayoría de nosotras se encuentra, el confinamiento, es una acción voluntaria como consecuencia de una decisión responsable. Pensar que esta es una situación aceptada por nosotras mismas, nos va a ayudar en el proceso de adaptación del pensamiento y emociones negativas reactivas y normales en este estado.
  • Cuarentena: Es la separación y restricción del movimiento de personas que potencialmente han estado expuestas a un contagio o enfermedad para determinar si se enferman, reduciendo así el riesgo de que infecten a otros.
  • Aislamiento: Es la separación de las personas que han sido diagnosticadas de una enfermedad contagiosa, de personas que no están enfermas.
  • Confinarse: Encerrarse voluntariamente en un lugar, generalmente apartado de la gente, para llevar a cabo una tarea que requiere una especial concentración, silencio, tranquilidad o en prevención.
 
 
 
En la historia de la Humanidad encontramos ejemplos de pandemias tan o más graves como la que estamos sufriendo. La Lepra, Peste Negra, Peste Bubónica y más recientemente la denominada “gripe española”, son ejemplos de pandemias a las que los humanos hemos estado expuestos. En numerosos documentos, obras literarias, pinturas se encuentran ejemplos situaciones similares a las que estamos viviendo, periodos de cuarentena, población confinada, enfermos en aislamiento, etc.
 
En una revisión del impacto psicológico durante la cuarentena realizado por Brooks (te pongo la referencia al finla del post), se realiza un análisis más 3.166 estudios revisados y seleccionaron 24 trabajos que recogía el trabajo de más de 10 países con población en cuarentena por SARS, Ébola, H1N1, MERS o Peste equina. Destacan que las secuelas psicológicas más importantes son:
  • Separación seres queridos
  •  Incertidumbre
  •  Pérdida de libertad
  • Aburrimiento
  • Miedo
 
 
Siendo los factores estresores que se deben controlar con el fin de evitar o mitigar los efectos psicológicos son:
  • Duración de la cuarentena
  • Miedo a la infección
  • Suministros inadecuados
  • Información inadecuada
  • Confusión, fake news
 
 
La gran mayoría de nosotras estamos sintiendo un Estrés Agudo y es reactivo a la situación que estamos viviendo. Sentimos de manera frecuente, Continuo estado de alerta, Angustia fisiológica, Desapego y Reacciones de ansiedad. Y en menor medida, Insomnio y síntomas depresivos.
 
Esta reacción es normal y producto de nuestra actual vivencia, pero irán desapareciendo progresivamente de forma acompasada a nuestra vuelta a la normalidad, siempre y cuando este proceso de adaptación se realice una manera adecuada y con un abordaje saludable adaptativo.
 
Debemos tener en cuenta que, es posible que un porcentaje de la población presente secuelas psicológicas y emocionales, siendo desde el estrés postraumático a la depresión.
 
La población más afectada por las posibles secuelas psicológicas será: personas altos niveles de estrés, personal sanitario, fuerzas y cuerpos de seguridad y personal de atención directa (trabajadores de residencias, supermercados, limpieza, etc.). Así, esta población está expuesta, de manera inmediata o corto plazo, a:
  • Estrés Crónico
  • Sentimiento de culpa por no poder atender a todas las demandas
  • Impotencia, remordimientos
  • Tristeza, dolor, desolación, desánimo
  • Alta demanda asistencial
  • Miedo al contagio
  • Presión social
  • Frustración
  • Agotamiento físico y mental
 
 
Por otro lado, las secuelas psicológicas y emocionales a medio y largo plazo (hasta 3 años) que pueden sufrir, son:
  • Bajas laborales recurrentes
  • Insomnio
  • Intensa ansiedad
  • Emociones negativas
  • Pensamientos distorsionados  
  • Híper excitación
  • Flashbacks
  • Problemas de concentración
  • Disminución del rendimiento laboral
 
           
Con el fin de evitar o paliar estas posibles secuelas y ayudarnos en este proceso adaptativo el Consejo General de Psicología de España en las “Recomendaciones dirigidas a la población para un afrontamiento eficaz ante el malestar psicológico generado por el brote de coronavirus-Covid-19”, nos aconsejan:
  • Identifica pensamientos que puedan generarte malestar. Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen su malestar emocional.
  • Reconoce tus emociones y acéptalas. Si es necesario, comparte su situación con las personas más cercanas encontrar la ayuda y el apoyo que necesitas
  • Cuestiónate: busca pruebas de realidad y datos fiables. Conoce los hechos y los datos fiables que ofrecen los medios oficiales y científicos y evita información que no provenga de estas fuentes, evitando información e imágenes alarmistas.
  • Informa a sus seres queridos de manera realista. En el caso de menores o personas especialmente vulnerables como ancianos, no le mientas y proporciona explicaciones veraces y adaptadas a su nivel de comprensión.
  • Evita la sobreinformación.Estar permanentemente conectado no te hará estar mejor informado y podría aumentar tu sensación de riesgo y nerviosismo innecesariamente.
  • Contrasta la información que compartes. Si usas redes sociales para informarse, procura hacerlo con fuentes oficiales
 
 
¿Qué pautas de autocuidado debemos seguir? El mismo organismo sanitario nos aconseja:
  • Mantener una actitud optimista y objetiva. Eres fuerte y capaz.
  • Llevar a cabo los hábitos adecuados y de higiene y prevención que recomienden las autoridades sanitarias.
  • Evitar hablar permanentemente del tema.
  • Apoyarse en la familia y amigos.
  • Ayudar a la familia y amigos a mantener la calma y a tener un pensamiento adaptativo a cada situación.
  • Si recomendaran medidas de aislamiento, puede suponer sentir estrés, ansiedad, soledad, frustración, aburrimiento y/o enfado, junto con sentimientos de miedo y desesperanza.
  • Generar una rutina diaria y aprovechar para hacer aquellas cosas que nos gustan pero que habitualmente por falta de tiempo no se pueden realizar (leer libros, ver películas, etc.).
 
 
Si quieres leer más sobre el tema, te dejo unas recomendaciones bibliografícas, que además son las que he utilizado para preparar el taller de EVAP:  
 
Brooks, S.K., Webster, R.K., Smith, L.E., Woodland, L., Wessely, S., Greenberg, N., Rubin, G.J. (2020). The psychological impact of quarantine and how to reduce it: rapide review of the evidence. The Lancet, 395, pp. 912-20..
 
Antonio Lozano-Vargas (2020) . Impact of the Coronavirus epidemic (COVID-19) on the mental health of health workers and general population in China. Rev Neuropsiquiatr. 2020; 83(1):51-56
 
Consejo General de Psicología de España. Recomendaciones dirigidas a la población para un afrontamiento eficaz ante el malestar psicológico generado por el brote de coronavirus-Covid-19.
 
Consejo General de Psicología de España. Recomendaciones psicológicas para explicar a niños y niñas el brote de coronavirus- Covid-19
 
 
 
 
 

Compartir: