¿Cómo será el turismo después del Covid-19?

¿Cómo será el turismo después del Covid-19?

Después de lo que está sucediendo, deberíamos estar aprendiendo algo y es que tenemos que darle un respiro al medioambiente y una oportunidad a lo local. Consumir de forma consciente deja de ser una opción y deberá convertirse en una obligación, al mismo tiempo que tomamos conciencia del impacto que tienen nuestros desplazamientos en el entorno porque el turismo será sostenible o no será.
 
 
¿Pero qué entendemos por turismo sostenible? Según la Organización Mundial del Turismo, el turismo sostenible es el que tiene plenamente en cuenta las repercusiones económicas, sociales y medioambientales, tanto actuales como futuras, para satisfacer las necesidades de los visitantes, la industria, el entorno y las comunidades anfitrionas.
 
 
Estamos en un buen momento para reflexionar y decidir cómo nos queremos diferenciar para hacer el destino más atractivo porque después de esta, si algo queda claro es que no volveremos al turismo de masas inmediatamente. Es necesario un cambio en el modelo y, si queremos un desarrollo sostenible, el turismo tiene que ser Equitativo, Viable y Vivible, como resultado de tener en cuenta los aspectos económicos, sociales y medioambientales que están en el origen de la Economía Circular.
 
Es importante tener en cuenta que el turismo tiene un gran impacto ambiental y puede crear una gran presión sobre los recursos locales. Además de la utilización del suelo, exige de recursos como el agua, la energía y los alimentos. Por otra parte, el resultado de las actividades de turismo generan gran cantidad de residuos (residuos sólidos y aguas residuales), así como contaminación acústica y atmosférica. Estos problemas se ven agravados por la concentración de visitantes en tiempo y espacio, combinado con el hecho de que algunos destinos no están preparados para resistir tales presiones.
 
 
El desarrollo de una economía circular podría ayudar a lograr el uso sostenible de los recursos, mejorar la eficiencia de la industria del turismo y lograr su desarrollo sostenible. Sin embargo, es difícil de lograr sin la legislación pertinente y políticas de apoyo a la misma. El modelo tradicional de las necesidades de gestión turística tiene que cambiar y tendrá que ser una colaboración entre tecnología y negocio para que pueda aplicarse con éxito. Por ejemplo, alargar la vida de productos como textiles, ropa de cama y muebles a través del eco-diseño, generaría beneficios sustanciales y ayudaría a reducir los residuos y a mitigar la carga ambiental del turismo colocando al sector en una buena posición para hacer frente a los futuros problemas de escasez de recursos. Sin embargo, hasta ahora el sector turístico no ha prestado mucha atención a este tipo de iniciativas que tienen que ver con la Economía Circular.
 
 
La industria del turismo refleja claramente el modelo lineal de la Economía: producir-consumir-desechar, ya que se basa en una gran cantidad de recursos baratos y de fácil acceso. Sin embargo, si reconocemos que los recursos son limitados y que un consumo basado en una economía lineal no tiene futuro, el objetivo tiene que ser una transición hacia una economía de turismo más circular fomentando el desarrollo de estrategias que conecten a productores, distribuidores, consumidores y empresas de reciclado, incentiven esa conexión, y alienten la distribución de costes y beneficios entre los actores de la cadena de valor.
 
 
Por ejemplo, los hoteles pueden vender los textiles y ropa de cama usados, los restaurantes pueden vender los restos de alimentos, la grasa de sus lodos de drenaje y otros recursos que salen de su cocina, mientras que los balnearios pueden vender aguas grises con cualidades específicas, así como otros productos químicos.
 
 
Si además de tener en cuenta aspectos sociales y medioambientales nos nos olvidamos de los aspectos económicos, el turismo será circular o no será.
 
 
Firmado: Mercedes Herranz 
 
 

Compartir: