Desayuno sobre el Secreto Empresarial

Desayuno sobre el Secreto Empresarial
 
 
El pasado viernes 30 de enero, las asociadas pertenecientes al Comité Legal y Económico organizamos un desayuno en la sede del ICAV, quien se prestó amablemente a colaborar en este proyecto, teniendo como resultado una jornada distendida donde empresarias y abogadas pudimos poner en común nuestras experiencias en materia de protección del secreto empresarial.
 
 
De esta manera, pudimos tratar las novedades introducidas por la nueva Ley de Secreto Empresarial desde una doble perspectiva. Por un lado, queríamos tratar de ser un apoyo a nuestras compañeras de EVAP, empresarias y profesionales de nuestra asociación a las que les puede resultar útil identificar qué cuestiones pueden ser más polémicas en su aplicación y poner el remedio que evite el conflicto que las lleve a un proceso judicial.
 
 
Por otro, nos parecía fundamental compartir nuestras experiencias con el resto de colegas de profesión, explicando de qué manera podemos asegurar la mejor defensa de nuestro cliente en la defensa del secreto empresarial y qué medidas se están implantando en los juzgados para garantizar la confidencialidad de los secretos empresariales.
 
 
El desayuno fue inaugurado por la coordinadora del Comité Legal y Económico y vocal de la Junta Directiva del EVAP, Robyn Gutierrez, quien introdujo qué era el EVAP, y cuál es la labor del Comité.
 
 
Una vez presentadas a las ponentes, fue Amparo Latorre Silvestre, abogada de Propiedad Intelectual e Industrial con amplia experiencia en la protección de intangibles, quien inició la charla, comentando en su ponencia como tras un año de vigencia de la Ley 1/2019, de 20 de febrero, de Secretos Empresariales las empresas tienen una nueva posibilidad de protección ya que parte de su información más valiosa ha pasado a tener un reconocimiento legal equivalente al de otros derechos de propiedad industrial. Amparo explicó cuáles son los elementos definidores del secreto empresarial y sus requisitos, su marco normativo y las consecuencias de su incumplimiento, los presupuestos para la protección del secreto empresarial, así como la defensa judicial del secreto empresarial y sus especialidades procesales. Destacó asimismo por qué el secreto empresarial es más importante que nunca, en una sociedad en la que los datos, algoritmos y comunicaciones conforman la Industria 4.0.
 
 
Tras dicha exposición, se dio paso a María Eugenia Gómez de la Flor quien centró su ponencia en la parte laboral del debate y captó el interés de los asistentes respondiendo a dudas como qué hacer su un empleado se niega a firmar un acuerdo de confidencialidad. Gómez de la Flor, como experta laboralista, apeló a la necesidad de “cambiar la cultura empresarial” y dejó bien a las claras que en materia de secreto empresarial hay que estudiar cada caso con detalle y establecer protocolos sencillos de aplicar para el cliente. La parte final de su intervención dio un toque especial a la jornada porque Eugenia Gómez de la Flor concluyó con la frase del poeta romano Publio Ovidio “pequeña virtud es guardar silencio sobre algunas cosas, más hablar de lo debiera callarse es culpa muy grave”.
 
 
A continuación, Carmen Pereira Mancera, con su particular visión realista y sincera dada su dilatada experiencia, expuso qué elementos deben de tenerse en cuenta a la hora de llevar a los tribunales un asunto sobre vulneración de secreto empresarial, alertando de la importancia de las pruebas periciales y del previo análisis de los costes asociados que debe conocer el cliente. Con gran dosis de humor se ganó a los asistentes, que pusieron en valor la franqueza con que abordó el tema.
 
 
Acto seguido, nuestra asociada Regina Antonino de la Cámara, especializada en derecho administrativo introdujo un enfoque diferente, al hacerlo desde la perspectiva de la contratación pública, dando una serie de herramientas para que los licitadores justificaran correctamente el carácter confidencial de sus ofertas y garantizar así la prohibición de acceso a determinados datos calificados como secreto empresarial. El tema enseguida atrajo la atención de las asistentes, en su mayoría empresarias, que pudieron resolver sus dudas sobre estas cuestiones satisfactoriamente, pero al mismo tiempo de forma distendida y familiar.
 
 
Además, resultó sumamente interesante la participación de la diputada 2ª de la Junta de Gobierno del ICAV y responsable del Área de Deontología, Concha Cortés Herrero, quien nos habló de cómo se gestiona desde el Colegio la violación del secreto empresarial por los abogados.
 
 
En definitiva, el taller fue un éxito (a lo cual contribuyeron también María Alacreu y Cristina Argente, nuestra coordinadora general, que participaron en la organización), los asistentes felicitaron a las ponentes por el enfoque tan práctico del tema, pero al mismo tiempo el público participó muy activamente, generando un debate muy interesante y contando experiencias propias que nos ayudaron a todas a conocer la problemática que el secreto empresarial suscita en las pymes.
 
Fdo. El Comité Legal y Económico de EVAP
 
 

Compartir: