Oportunidades y beneficios de realizar un Plan de Igualdad en tu empresa

Oportunidades y beneficios de realizar un Plan de Igualdad en tu empresa
 
Ahora más que nunca parece que hablar de igualdad está de moda, y no siempre desde un punto positivo y justo, sino haciéndonos creer que ya es algo que hemos alcanzado y que las personas que defienden una igualdad de género son personas radicales y extremistas.
 
Nada más lejos de la realidad. Somos conscientes de que la Igualdad Formal ya existe, lo hace desde hace mucho tiempo, el Tratado de Ámsterdam, la Constitución, la Ley de 04/2003 de la Generalitat Valenciana y por su puesto la Ley de Igualdad de 2007, pero ¿realmente tenemos en nuestra sociedad, en nuestros entornos, en nuestras empresas una Igualdad Real?
 
La semana pasada, en el Taller “Oportunidades y Beneficios de realizar un Plan de Igualdad” tuve la ocasión de estar con un grupo de asociadas reflexionando sobre el tema, y lo hicimos empezando por el principio, hablando de conceptos clave que no siempre los tenemos tan claros como pensamos.
 
Cuando hablamos de género, ¿de qué hablamos?
El Género son roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera como apropiados para hombres y mujeres, y son estas atribuciones, las que inconscientemente asignamos a un hombre o a una mujer por el hecho de serlo.
 
Aquí radica la base de las desigualdades, en esas creencias que nos llevan a pensar que “un hombre puede desempeñar mejor un trabajo que una mujer”, que "ellas son más emocionales y necesitamos personas más racionales”, que "la mujer le va a dar pena a dejar a sus hijos/as y no se va a implicar”, que "el hombre es el que aporta el mayor salario, así que si despedimos a una mujer la economía familiar no se resiente tanto”, y un largo etcétera.
 
La ley de 2007, nos facilito la herramienta perfecta para analizar cada una de las áreas de las empresas donde radican las mayores desigualdades, analizarlas y planificar que vamos a hacer para cambiarlo, y la herramienta son los Planes de Igualdad.
 
12 años después se ha constatado que tal y como estaba regulada, obligando solo a empresas de más de 250 personas trabajadoras, no ha tenido el alcance deseado, por eso en Marzo 2019, se publico un RD de medidas urgentes que modifica está obligación y que establece la obligatoriedad en 2021 a empresas de 50 personas trabajadoras.
 
La sociedad tiene que ser consciente de que ante el reto de la globalización tenemos que contar con todo el talento posible.
 
Los Planes de Igualdad de Oportunidades nos van a permitir hacerlo sin ningún sesgo. Contrataremos a la persona que más se ajuste al puesto y que tenga las competencias y conocimientos sin importarnos que sea hombre o mujer, promocionaremos a la persona que mejor pueda liderar el proyecto y crear equipo, sin importarnos sea hombre o mujer, pagaremos salarios justos por el trabajo realizado sin diferenciar si es hombre o mujer, identificaremos conductas no apropiadas de acoso, utilizaremos un lenguaje y unas imágenes no sexistas, y con todo ello lo que haremos será crear empresas más ágiles, rentables donde las personas estén más felices trabajando y donde su implicación será mayor por nuestro compromiso por los valores que representa esa empresa.
 
Las mujeres de Evap somos, entre muchas otras cosas, Agentes de Cambio Comprometidas, no solo en los ámbitos profesionales y empresariales sino en todo lo que nos implicamos, y esa es la reflexión que he querido compartir con todas ellas, para que entre todas nosotras y las personas a las que tengamos la capacidad de “influir”, como nos enseñó en el pasado taller nuestra compañera Marta, lideremos el cambio hacia una sociedad más justa e igualitaria.
 
 
 
 
 
 
 

Compartir: