¿Por qué invertir en arte?

¿Por qué invertir en arte?
19/05/2022

El pasado 13 de mayo tuve el placer de impartir un #ViernesFormativo para las asociadas de Evap sobre el mundo del arte y por qué el arte debe ser considerado una forma de inversión. Ya lo es para muchos coleccionistas experimentados de todo el mundo. Ahora también empieza a llamar la atención de otras personas, que sienten curiosidad por entender cómo funciona el mercado del arte, ya que ven la posibilidad de que este tipo de inversión puede ser mucho más rentable que dejar su dinero en un banco, o bien invirtiendo en una cartera de valores.
 
El mundo del arte parece elitista, un circuito cerrado donde solo los profesionales relacionados al arte (galeristas, artistas, coleccionistas, art advisors, comisarios, etc) pueden participar. Pero la situación está cambiando. Gracias al confinamiento, muchos artistas han sabido sacar provecho usando las nuevas tecnologías desde casa, enseñando sus obras en galerías online más “accesibles y democráticas”, dándose a conocer y vendiendo sus obras a través de NFTs y criptomonedas.
 
Pero no hace falta tener un “Wallet” para empezar a invertir en arte. Lo que necesitas son algunos conocimientos, entender lo esencial, para poder realizar una adquisición segura y que será rentable durante  años.
 
Seguro que conoces a alguien que tiene en su casa cuadros en la pared, ya sean heredados o comprados, y de los cuales no se sabe nada sobre su historia, o quién es el artista que los realizó. A veces crecemos con esas obras en nuestra casa, compradas por nuestros padres, y cuando llega el día que las heredamos no sabemos si tienen algún valor. La firma es irreconocible, o simplemente no están firmadas. Muchos de estos cuadros van a parar en los rastros, o directamente en la basura, ya que esta información que falta es esencial para saber su verdadero valor.
 
En el Viernes Formativo, expliqué a las asistentes lo que deben hacer antes de comprar cualquier obra de arte, si quieren comprarla como una inversión, o bien por el deseo de tener una obra de arte en su hogar, y quizás comenzar a tener una colección artística propia. Si tú también quieres entender cómo funciona este mundo y cómo puedes ganar dinero comprando arte, es esencial investigar sobre el artista, su curriculum y experiencia. Si conoces al autor será mejor para tu futura inversión, pues podrás seguir su carrera de cerca durante los próximos años. No debes nunca comprar nada por impulso, o solamente por los colores porque combinan con el sofá. No te dejes asesorar por decoradores o interioristas que te venden el “pack completo”: sofá, alfombra, mesa y cuadro en la pared. Casi el 100% de las veces, estos cuadros no podrán ser considerados una inversión rentable, será un dinero gastado sin posibilidad de retorno, y muchas veces tendrás algo en la pared que no significa nada para ti o tu familia. Si te quieren vender una obra de arte, pregunta antes quién es el artista, cuál es su currículum, si el cuadro es una obra única, cuando lo pintó y si participó de alguna exposición, entre otras cuestiones.
 
En el caso de que sean artistas emergentes, que aún no tienen una carrera de más de 10 años, el riesgo de inversión en sus obras puede ser mayor, sin embargo al mismo tiempo, puede ser una excelente inversión a medio o largo plazo. Todo dependerá de su trayectoria. Si lo conoces personalmente, puedes preguntarle antes de adquirir una de sus obras sobre su plan de carrera, y seguirle de cerca a través de sus redes sociales, por ejemplo. Si tenéis contacto directo, sería interesante establecer una relación de confianza entre ambos. Por ser emergente, sus obras no costarán tanto como la de un artista de media carrera o ya consagrado, y si el artista tiene un plan de carrera bien pensado que será puesto en marcha, sus obras incrementarán el valor mucho más que las de otros artistas.
 
 
 
 
 
Si aún tienes dudas sobre si invertir en arte es un buen negocio, estos puntos te sacarán de dudas:
La revalorización: el arte tiene gran capacidad para generar valor en el tiempo. Se convierte en un activo rentable a largo plazo. 
Solvente frente a otros activos. El último Informe Arte y Finanzas de Deloitte (2019) revela que el índice de los 100 artistas más rentables creció un 8% en los ocho últimos años. En ese tiempo, el S&P 500, uno de los índices bursátiles más fuertes, avanzó un 3%. 
Sostén para otras inversiones. Una obra de arte en la que hemos invertido puede actuar, por ejemplo, de garantía para un préstamo hipotecario. Otros activos financieros no ofrecen esta posibilidad.  
Accesibilidad. La  inversión en arte es un campo cada vez más democratizado, donde con unos cientos de euros un inversor particular puede dar los primeros pasos. 
Fiscalidad favorable. Desde el punto de vista de la tributación, el arte tiene ventajas en algunos países frente a otros productos financieros. Ocurre sobre todo con el IVA y el impuesto de sucesiones.
Protección contra la divisa. El cambio de divisas no afecta a las obras de arte, ya que tienen un valor intrínseco con independencia de la moneda de cada país. 

Hay muchos más motivos para invertir en arte. Si tienes interés o cualquier pregunta, puedes entrar en contacto conmigo a través del correo info@galerieportraits.com y estaré encantada de comentarte y asesorarte en este mundo tan interesante.
 
Firmado: Séfora Camazano, Galerie Portraits.
 

Compartir: